Bienvenida, Costa Rica - EL PAÍS

21 jun. 2014

El fútbol es tan universal que en ocasiones reparte sonrisas donde nadie lo espera. Es su magia, la de un juego que se reserva sus insondables arcanos. Su último secreto era Costa Rica, que hoy brinda con confetis y serpentinas por la gesta de su selección. Una proeza en toda regla como supone haberse ganado ya la clasificación para octavos en solo dos jornadas. Por si fuera poco, por el camino ha fulminado a un campeón mundial, Inglaterra, ya eliminado, y ha dejado contra las cuerdas a otros dos, Italia y Uruguay, que se lo tendrán que jugar todo a una carta en su duelo directo de la próxima semana. Eso sí que es armar el gran taco. Costa Rica, la gran revelación por ahora, era la cenicienta de un grupo de tanta hidalguía que sus tres contrarios suman siete títulos. Pues ¡caray con Los Ticos!, un país que no llega a los cinco millones de habitantes y con un equipo que participa solo por cuarta vez en la Copa del Mundo. El séquito costarricense y sus gentes en las gradas lo celebraron con una emotividad desbordante. El fútbol no siempre es de los plutócratas y Costa Rica ha emergido en este Mundial como un fulgurante cometa.

(Para seguir leyendo, pincha aquí)

0 comentarios:

Publicar un comentario