Neruda, el hombre habitado - EL MUNDO

7 oct. 2013
Pablo Neruda nació marcado por uno de esos nombres que tienen algo de ritual mapuche: Neftalí Ricardo Eliecer Reyes Basoalto. Lo hizo en el pueblo de Parral (sur de Chile) el 12 de julio de 1904. Y con él llegó una energía poética aún insólita, una suerte de caudal que empujó algo más allá la poesía en español.
Es uno de esos seres de vida apabullante que recorrió el siglo XX como una gran expedición haciendo que el mundo pasara por él con una dimensión barroca donde se convoca el hombre con su entusiasmo y sus quebrantos, integrando en su escritura la naturaleza como un gran espacio cósmico, sumando pasiones como un legado orientador que obedece a una sola consigna: la vida es misterio, creación, compromiso (acertado unas veces, disparatado otras).Neruda es un galope arterial que reúne mil culturas que colisionan, que reúne amor, política, soledades, tristezas. La biografía Pablo Neruda es la de un poeta que quiso entender su tiempo a lo ancho (como Rubén Darío, como Whitman), quiso realfabetizarlo con una escritura poderosa y excesiva, con una vocación incesante y desbordada.

(Para seguir leyendo pincha aquí)

0 comentarios:

Publicar un comentario