¿Europeizar China o achinar Europa? - EL PAÍS

8 may. 2012

Pareciera que François Hollande, con sus primeras palabras el domingo, a las 21.20, en Tulle, la ciudad de la que es alcalde, al agradecer a los electores la victoria que le habían otorgado para hacerle presidente de Francia, iniciaba un renacimiento de la Unión Europea. Su mensaje marcaba una ruptura del fatalismo de la austeridad mal entendida, la que yugula el crecimiento mientras impide reducir el déficit y atender los deberes de la deuda, dado el retroceso de la recaudación fiscal que conlleva. La impresión de sus oyentes era la de que estaba abriendo las avenidas de otra Europa posible, con estímulos para recuperar la economía y un calendario racional dentro del cual sea posible el cumplimiento de las obligaciones con los deudores.

(Para leer todo el artículo pincha aquí)

0 comentarios:

Publicar un comentario